Acciones Territoriales. Gobernaciones, ciudades y municipios

Acciones

¿Qué pueden hacer las gobernaciones?

Las gobernaciones pueden ser las impulsoras de iniciativas de cambio climático regionales, articulando proyectos en varios municipios y brindando orientaciones a los diferentes alcaldes.

Biodiversidad

Promover la conservación y restauración de ecosistemas. Para esto, pueden impulsarse medidas de Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN), que incluyen medidas como el mantenimiento y mejoramiento de cuerpos y cursos de agua, la restauración, la reforestación y la rehabilitación de paisajes. En áreas montañosas, la cobertura vegetal protege contra la erosión y previene deslizamientos; los deltas, humedales y planicies inundables absorben las aguas de las inundaciones; en los ecosistemas secos, el mantenimiento de la cobertura vegetal enriquece los nutrientes del suelo, aumenta la resistencia a sequías y soporta las fuertes lluvias (Minambiente, 2019a).

Agricultura y ganadería

Agricultura y ganadería. Identificar y analizar factores climáticos permite adaptar las cadenas de valor más importantes de su territorio a las condiciones del futuro, solucionando los problemas de competitividad que el cambio climático puede ocasionar en la producción de alimentos e insumos. Resolver los conflictos por usos del suelo que genera la introducción de ganadería extensiva en tierras para agricultura o explotación forestal, por medio de herramientas como el Plan de Ordenamiento Departamental.

Gestión de residuos

Impulsar un modelo de economía circular, incentivando la reducción constante de residuos sólidos y líquidos desde la fuente, el reúso, el reciclaje, el aprovechamiento energético de los residuos antes y durante su disposición final, incluyendo opciones como biodigestores para disminuir las emisiones de metano.

Energía

Impulsar fuentes de energías renovables no convencionales, como paneles solares, energía eólica y biogás, con el fin de reducir la presión sobre la red de distribución y garantizar la oferta energética en las zonas no interconectadas.

Transporte e infraestructura

Implementar orientaciones de mitigación y adaptación para la planificación, diseño, construcción, administración y mantenimiento de vías. De esta forma, pueden reducirse los efectos de las inundaciones, deslizamientos y el aumento del nivel del mar sobre esta infraestructura.

¿Qué pueden hacer las ciudades y municipios?

- Acciones de mitigación de gases efecto invernadero

Gestión de residuos

A través de un modelo de economía circular, incentivar la reducción constante de residuos sólidos y líquidos, el reúso, el reciclaje, el aprovechamiento energético de los residuos antes y durante su disposición final, a través de metodologías de compostaje y biogás.

Infraestructura

Promover la construcción sostenible y de bajo consumo energético, a través de sistemas eficientes de iluminación, ventilación natural, jardines para regular la temperatura y la humedad, y sistemas de reúso del agua. En la infraestructura existente y en el patrimonio cultural, pueden impulsarse medidas como la adaptación para captación de agua lluvia y los sistemas de drenaje pluvial. En los municipios costeros, impulsar diseños y técnicas de construcción que permitan amortiguar los aumentos del nivel del mar, sobre todo en la infraestructura portuaria.

Transporte

Promover alternativas de transporte público eficiente, de bajas emisiones e integrado, a la vez que se fomenta el uso de modos de transporte no motorizados, como la caminata y la bicicleta. Estos medios de transporte pueden ser favorecidos a través de carriles exclusivos para transporte público y para bicicletas. Mejorar la eficiencia del transporte de pasajeros y carga i) Evitando viajes innecesarios, a través de circuitos cortos de comercialización; ii) Fortaleciendo la intermodalidad, de modo que se disminuyan tiempos y distancias de los recorridos; iii) Mejorando la eficiencia energética de los vehículos.

Energía

mpulsar fuentes de energías renovables no convencionales, como paneles solares en casas, edificios y alumbrado público. Esta medida permite asegurar un suministro confiable de energía eléctrica y reducir la presión sobre la red de distribución. Promover programas de eficiencia energética que contribuyan a un uso eficiente y racional de los recursos, además de la adopción de otras medidas tecnológicas tales como redes y medición inteligente, generación distribuida y distritos térmicos.

- Acciones de adaptación y gestión del riesgo, por amenanzas de origen hidrometeorológico

Gestión de riesgos

Los cambios en los niveles de precipitación pueden tener impactos negativos en los territorios. Es importante generar sistemas de alertas tempranas, que permitan planificar de acuerdo con los riesgos e implementar mecanismos que garanticen el continuo funcionamiento de los sistemas de transporte, agua y energía.

Medidas de adaptación y gestión del riesgo, basadas en la naturaleza en el territorio

El riesgo por ascenso del nivel del mar, lluvias extremas y desabastecimiento hídrico puede disminuirse con la recuperación de los ecosistemas, por medio de medidas de Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN). Pueden implementarse acciones de i) Protección de los cuerpos de agua, como restauración, mantenimiento y conectividad de nacederos, zonas inundables, humedales, ciénagas y cursos de agua; ii) Medidas de protección natural, como muros de contención natural y manejo del paisaje a través de espacios públicos verdes. Las ciudades costeras pueden hacer frente a la erosión costera por medio de restauración y protección de los ecosistemas acuáticos, como manglares.

Agricultura y ganadería

Identificar y analizar factores climáticos permite adaptar las cadenas de valor más importantes de su territorio a las condiciones del futuro. Se recomienda implementar a nivel de finca y de comunidad acciones integrales de sistemas agroforestales y ganadería baja en carbono, e incluir acuerdos cero deforestación. Resolver los conflictos por usos del suelo que genera la introducción de ganadería extensiva en tierras para agricultura o explotación forestal, por medio de herramientas como el Plan de Ordenamiento. Promocionar mercados verdes agrícolas, que garanticen una comercialización efectiva, eficiente y equitativa.