Territorios empoderados para la acción climática

Guía interactiva

Gota-de-agua
Gota-de-agua
Gota-de-agua
Gota-de-agua
giphy
1087504_b2569
elice

Territorios empoderados para la acción climática

El cambio climático es una realidad apremiante para el planeta, que llama a la acción conjunta de todos los países y ciudadanos. Este fenómeno repercute de forma diferenciada en las diversas regiones del mundo, por lo que debe actuarse desde cada territorio.

El cambio climático puede representar un gran desafío para Colombia, en cuanto trae consecuencias como aumento de los eventos climáticos extremos, amenazas a la seguridad alimentaria y pérdida de productividad. Por esto, es beneficioso que el país impulse un modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima, en el que la biodiversidad juegue un papel protagónico y se implementen acciones en sectores como energía, industria, transporte, residuos y cadenas de valor agropecuarias, para hacerlos más sostenibles.

Los territorios que logren adaptarse y mitigar el cambio climático serán los más competitivos en el futuro, a la vez que atraerán la inversión y garantizarán el bienestar de su población. En este sentido, el modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima representa una oportunidad para los departamentos, ciudades y municipios que buscan mejorar la calidad de vida de sus habitantes a corto, mediano y largo plazo.

Los alcaldes y gobernadores pueden ser los líderes de esta transformación, abordando los retos que conlleva el cambio climático desde la planeación del desarrollo territorial. Esta guía presenta los aspectos más importantes que un líder local debe considerar para este propósito.

 

¿Qué es el cambio climático?

¿Cómo el mundo está enfrentando el cambio climático?  

¿Qué consecuencias puede tener el aumento de la temperatura?

¿Qué muestran los estudios en Colombia?

Colombia ha proyectado escenarios sobre los cambios en temperatura, precipitación y elevación del nivel del mar durante los próximos 100 años (IDEAM et al., 2015), para permitir a los tomadores de decisiones locales conocer los posibles desafíos que enfrentarán. Los escenarios proyectados se hicieron con base al clima de referencia del periodo 1976-2005. Respecto a este clima promedio, se estudiaron los cambios en temperatura y precipitación media anual para los periodos 2011-2040, 2041-2070 y 2071-2100, de acuerdo a una concentración determinada de GEI en la atmósfera.

A 2100, las previsiones son las siguientes:

  • Incremento de la temperatura de 2,14°C
  • Disminución de entre 10 y 40% en la precipitación media anual, en cerca del 30% del país
  • Ascenso de 40cm del nivel global del mar, afectando a los territorios costeros
  • Mayor impacto de los fenómenos de variabilidad climático, como El Niño o La Niña, con lluvias y sequías más prolongadas y extremas

Dado que el grado de exposición y de vulnerabilidad ante los impactos del cambio climático varía de acuerdo con las dinámicas de cada territorio, es importante abordar estas amenazas desde una perspectiva territorial.

¿Cuáles son los impactos sobre los ecosistemas, los asentamientos humanos y los sistemas económicos y sociales?

¿Dónde se generan las emisiones de gases de efecto invernadero en Colombia?

¿Qué compromisos tiene el país?

Colombia se ha comprometido a gestionar de forma efectiva el cambio climático a lo largo de todo el territorio nacional. Para esto, es necesario coordinar acciones para reducir las emisiones de GEI y aumentar los sumideros de carbono (mitigación) y acciones para evitar o disminuir los impactos del cambio climático (adaptación). Es fundamental que los alcaldes y gobernadores tomen medidas de cambio climático para lograr estas metas de país.

El Acuerdo de París

Política nacional de cambio climático y Ley 1931 de 2018

Adaptación y gestión del riesgo

Otros compromisos nacionales

Cerrar menú

Paso 5

Formular indicadores y metas

Las acciones que incluyan cambio climático deberán presentarse a manera de proyectos financiables, con una duración determinada, identificando metas de impacto y de resultado. Estos indicadores permitirán que los gobernadores y alcaldes visibilicen las acciones y proyectos que han implementado, tanto durante como al final de su gestión.

  • Los indicadores permitirán al gobierno nacional alimentar los sistemas de monitoreo, reporte y verificación de las metas nacionales de mitigación y adaptación. Los sistemas actualmente están en construcción. Se contará con un Sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación para las acciones de mitigación, conformado por el Registro Nacional de Reducción de Emisiones de GEI (RENARE), el Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono (SMByC) y el Sistema Nacional de Inventario de Gases Efecto Invernadero (SINGEI), y con un Sistema de Monitoreo y Evaluación de Adaptación al Cambio Climático.

Ejemplo de indicadores de seguimiento para cambio climático

Los indicadores permitirán alimentar los sistemas de monitoreo, reporte y verificación de las metas nacionales de mitigación y adaptación. Los sistemas actualmente están en construcción.

  • Se recomienda que los esquemas de seguimiento de los programas o acciones definidos en los planes de desarrollo estén alineados con lo propuesto dentro de los PIGCCT y PIGCCS.
  • Para facilitar el seguimiento de los indicadores y su inclusión en los sistemas de monitoreo, reporte y verificación, se propone diseñar y diligenciar una matriz que contenga la información del proyecto y su estado de avance.

Paso 1

Revisar fuentes de información

Revisar si el departamento, municipio o ciudad cuentan con un Plan Integral de Gestión del Cambio Climático Territorial (PIGCCT)

La Ley 1931 de 2018, por la cual se establecen las directrices para la gestión del cambio climático, dispone que las autoridades departamentales incorporen la gestión del cambio climático dentro de sus planes de desarrollo a través de la formulación de un Plan Integral de Gestión del Cambio Climático Territorial (PIGCCT) (Art. 8). En caso de que el departamento no cuente con un PIGCCT, su formulación debe ser incluida en el Plan de Desarrollo. Las autoridades municipales y distritales incorporarán la gestión del cambio climático dentro de sus planes de desarrollo teniendo como refencia los PIGCCT y los planes integrales sectoriales (Art. 9).

  • Identificar los sectores que más aportan a la gestión del cambio climático
  • Examinar la información suministrada por las autoridades ambientales

Paso 2

Realizar un ejercicio participativo con la comunidad

Involucrar diversas instituciones públicas y privadas, así como a representantes de la sociedad civil en la elaboración del Plan de Desarrollo

Cada actor puede promover acciones desde su visión de cambio y vincular información y conocimiento científico con el saber local y ancestral. De esta forma, se puede obtener retroalimentación y complementar el ejercicio de análisis de identificación de problemas y oportunidades asociadas con el cambio climático, con el propósito de obtener aportes que coadyuven a la construcción de la visión de desarrollo sostenible de largo plazo del territorio.

Identificar las competencias de cada uno de los actores del territorio y mapear los proyectos de cambio climático que se están llevando a cabo

Articular esfuerzos para la gestión del cambio climático, identificando cuáles actores del territorio tienen las capacidades requeridas para promover acciones de adaptación y mitigación, con el fin de definir cómo articular o complementar sus competencias y difundir sus avances.

Este ejercicio participativo permitirá identificar las acciones que posteriormente van a incluirse en los ejes estratégicos de los planes de desarrollo.

Paso 4

Movilizar recursos

El cambio climático debe ser transversal a la gestión sectorial territorial. Los gobernadores y alcaldes deben destinar recursos propios de sectores como agricultura, infraestructura y movilidad, más allá de los esquemas ambientales establecidos en la Ley 99 de 1993. La gestión transversal del cambio climático permite la canalización de las finanzas hacia la inversión en acciones que puntuales de mitigación de GEI y/o adaptación que se circunscriben dentro de cada uno de los sectores y benefician su desempeño.

El DNP estima que, en el largo plazo, el 62% de las inversiones en cambio climático debería provenir del sector privado y el 38% del sector público. El objetivo final de la movilización de recursos públicos para acciones que impulsen un desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima debe ser catalizar la inversión privada.

Los recursos de inversión provenientes de las gobernaciones, ciudades y municipios pueden mezclarse con otras fuentes financieras a lo largo del proceso de planeación y ejecución de los proyectos, de acuerdo con los niveles de riesgo que se maneje.

Fuentes de financiamiento nacionales

  • Sistema General de Regalías (SGR). Los proyectos de inversión pública enfocados en cambio climático pueden financiarse con el 1% del presupuesto de regalías para ciencia, tecnología e innovación, los rendimientos financieros, los fondo de desarrollo regional, compensación regional, pensiones territoriales y PAZ
  • Pago por servicios ambientales. Incentivo que se reconoce a los poseedores u ocupantes del territorio por acciones de preservación y restauración en ecosistemas estratégicos (DNP, 2018). Se deben formular proyectos tipo contra deforestación, degradación, conflictos de uso del suelo y sistemas productivos no sostenibles
  • Mercados voluntarios de carbono. Comercialización de reducciones de emisiones. Los proyectos del mercado voluntario deben verificar las emisiones reducidas
  • REDD+. Pago por resultados de iniciativas que busquen reducir las emisiones debidas a deforestación y degradación forestal, conservar o incrementar las reservas forestales de carbono y promover una ordenación forestal sostenible
  • Fondo Colombia Sostenible. Apoya la ejecución de proyectos y programas que permitan consolidar la paz con sostenibilidad ambiental. Apoya principalmente a territorios afectados por la violencia y ricos en biodiversidad en los temas de desarrollo rural sostenible, sostenibilidad ambiental y fortalecimiento de capacidades
  • A través de las Corporaciones Autónomas Regionales, pueden acceder al Fondo nacional ambiental, que apoya proyectos de corporaciones, institutos de investigación y grandes centros urbanos, y al Fondo de compensación ambiental, que beneficia proyectos de cambio climático de las 15 corporaciones con menor presupuesto vigente
  • Créditos bancarios. Créditos de bancos comerciales con líneas sostenibles, como Bancolombia, Banco Agrario y Finagro
  • Bancos de desarrollo. Incluye bancos como Findeter, especializado en planeación, estructuración, financiación y asistencia técnica en proyectos de infraestructura, y la Financiera de Desarrollo Nacional, especializada en financiar y estructurar proyectos de infraestructura vial, aérea, fluvial, marítimo, energética y social
  • Sector privado. Aliado estratégico en la consecución de recursos y en la implementación de las acciones. Incluyen las empresas presentes en el territorio
  • Instituciones de investigación y universidades. Brindan apoyo y asistencia técnica en la planeación e implementación de las acciones. Esta categoría incluye ONGs que trabajan temas de sostenibilidad y medio ambiente

Fuentes de financiamiento internacionales

  • Cooperación internacional y fondos. Financiación de proyectos y programas de cambio climático. Los recursos provienen de fuentes como el Fondo Verde del Clima (GCF), el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF), el Fondo de Adaptación (FA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF)
  • Sector privado. Aliado estratégico en la consecución de recursos y en la implementación de las acciones. Para acceder a los recursos, pueden utilizarse mecanismos de financiamiento climático, como bonos verdes, que requieren de una verificación del proyecto o de sus activos como verde

Paso 3

Definir acciones en la programación estratégica del Plan de Desarrollo

Las medidas de cambio climático no deben ser vistas como acciones individuales, sino como un enfoque de desarrollo que debe verse reflejado en los diversos sectores de la economía.

La programación estratégica define el escenario ideal de desarrollo sostenible previsto para la entidad territorial en el largo plazo. En dicho escenario, se deben ver reflejadas las acciones a través de las cuales la nueva administración afrontará los desafíos que representa el cambio climático desde las diferentes dimensiones del desarrollo sostenible. 

 

Una formulación estratégica de las acciones de cambio climático y gestión del riesgo incluye:

  • Formular y priorizar objetivos. Priorizar las medidas de mitigación y adaptación que contrarresten mayores emisiones y permitan reducir los mayores riesgos.
  • Agrupar los objetivos en ejes estratégicos. Incluir los objetivos priorizados en los ejes estratégicos de cada una de las dimensiones del desarrollo.
  • Estructurar programas. Definir programas para cada eje estratégico, precisando los cambios que se quieren generar. Los programas deben ser costo-eficientes y representar un beneficio para toda la población.

Para definir las acciones que se incluirán en la programación estratégica del Plan de Desarrollo

  • Partir del diagnóstico de la entidad territorial, otros referentes de visión territorial y los aportes de la comunidad.
  • Analizar el portafolio de alternativas que pueden promover la gestión del cambio climático en diferentes sectores del territorio. El portafolio de alternativas puede incluir acciones de mitigación, adaptación y gestión del riesgo tanto por separado como en conjunto. Se deben tomar decisiones sobre su factibilidad técnica y financiera.
  • Analizar de manera integral la situación actual de cada dimensión y/o sector de desarrollo bajo la lupa de la gestión del cambio climático, con el propósito de hallar posibles interrelaciones, puntos de coordinación y finalmente las opciones de las que dispone la administración pública territorial.
  • Revisar dentro de las alternativas si la entidad territorial tiene la competencia legal para adelantar una determinada solución y si es compatible la inclusión de algún criterio asociado a la gestión de cambio climático (Principales referentes: Ley 715 de 2001, Ley 1176 de 2007 y Ley 1931 de 2018).
  • Priorizar un conjunto de alternativas-objetivos viables y elegibles en orden de prioridad, mediante la definición de criterios de evaluación asociados con el diagnóstico del municipio, incluyendo su contexto de cambio climático.

¿Qué es el cambio climático?

Los científicos del mundo estiman que, desde la era industrial, la temperatura promedio de la Tierra ha aumentado en 1°C (Minambiente, 2017). Actualmente, ya pueden verse los efectos de este aumento de temperatura, en fenómenos como sequías e inundaciones (IPCC, 2019).

Los expertos concuerdan en que este calentamiento está asociado al aumento de gases efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, generados principalmente por la actividad humana, lo que incrementa la cantidad de energía del sol retenida en el planeta, causando un aumento de la temperatura global. El aumento en la temperatura ha ocasionado, a su vez, una variación del clima, lo que repercute en la ocurrencia de eventos climáticos extremos. A esto se le conoce como cambio climático.

El futuro del planeta

De continuar con la tendencia de emisiones actual, los científicos estiman que la temperatura de la Tierra aumentará en 3,2°C este siglo (ONU, 2019). Algunas consecuencias este aumento en la temperatura son

  • Aumento del nivel del mar
  • Extinción de especies de fauna y flora
  • Amenazas a la seguridad alimentaria
  • Reducción en la disponibilidad de agua

¿Cómo el mundo está enfrentando el cambio climático?

Desde 1992, la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) facilita la creación de acuerdos entre países para afrontar de forma equitativa el cambio climático (CMNUCC, 2020). A través del Acuerdo de París, los países han ratificado compromisos para evitar que la temperatura global aumente en más de 2°C. Estudios recientes demuestran que es preferible limitar el calentamiento global a 1,5°C, de manera que se minimicen los impactos negativos que este fenómeno puede tener (IPCC, 2018).

Con el fin de cumplir esta meta, es necesario tomar decisiones de desarrollo compatibles con el clima, que sean bajas en carbono, mejoren la adaptación y reduzcan el riesgo asociado a eventos climáticos de acuerdo con las nuevas realidades. De esta forma, se puede avanzar hacia un modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima, que “genera un mínimo de gases de efecto invernadero y gestiona adecuadamente los riesgos asociados al clima, reduciendo la vulnerabilidad, mientras aprovecha al máximo las oportunidades de desarrollo y las oportunidades que el cambio climático genera” (Congreso de la República, 2018). 

El mundo todavía está a tiempo de alcanzar el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5°C. Usted y su liderazgo son fundamentales para lograr este cambio.

¿Qué consecuencias puede tener el aumento de la temperatura a nivel mundial?

El cambio climático genera modificaciones de temperatura y precipitación, así como elevación del nivel del mar. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) ha establecido que el calentamiento global no debe superar los 1,5°C (IPCC, 2018), para evitar las graves consecuencias de un aumento mayor en la temperatura.

¿Cuáles son los impactos sobre los ecosistemas, los asentamientos humanos y los sistemas económicos y sociales?

Muchas de las especies tropicales tienen muy bajas tolerancias ante cambios en la temperatura y en los rangos altitudinales. El aumento de la temperatura generará procesos de invasión, transformación de los ecosistemas y extinción de especies nativas.

El aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos climáticos, como huracanes, inundaciones y sequías, incrementará el número de muertos y heridos por estos fenómenos, a la vez que disminuirá la productividad de sectores como la agricultura, la ganadería, la infraestructura y el transporte.

El aumento y la aceleración de los procesos de erosión y desertificación generarán pérdidas en los servicios ecosistémicos, afectando la provisión de alimentos. Las ciudades serán las principales afectadas por los cambios en el abastecimiento de alimentos.

Los cambios en las precipitaciones, el derretimiento de los nevados y el retroceso de los páramos afectarán la calidad y disponibilidad del agua, así como la estabilidad en la provisión de energía hidroeléctrica.

El aumento de temperatura favorecerá el rango de distribución de varias especies catalogadas como vectores, aumentando la transmisión de enfermedades infecciosas, como Dengue, Zika y Chikungunya. Este aumento puede afectar incluso zonas donde se presentaban pocos casos de estas enfermedades.

Fenómenos como la falta de planificación territorial de mediano y largo plazo y el crecimiento desordenado pueden empeorar por la presión del cambio climático. Esto puede generar problemas en la provisión de agua, saneamiento básico y otros servicios, como salud y educación, y puede aumentar el número de viviendas en áreas de riesgo de desastres.

La temperatura de algunas áreas de las ciudades puede aumentar más por la impermeabilidad del suelo, la falta de área verde, el alto tránsito de vehículos y la mayor presencia de construcciones, afectando la infraestructura, el bienestar de los habitantes por disminución en el confort térmico y la provisión de los servicios públicos.

El aumento del nivel del mar, las lluvias intensas, las inundaciones y las sequías prolongadas pueden causar la destrucción de barrios y de infraestructura pública, a la vez que interrumpen los sistemas de transporte público y la provisión de servicios básicos, afectando principalmente a las poblaciones más vulnerables.

La quema de combustibles fósiles causa contaminación y disminución de la calidad del aire. Esto genera problemas respiratorios entre los habitantes, que significan disminución de su calidad de vida y grandes inversiones en salud.

¿Dónde se generan las emisiones de gases de efecto invernadero en Colombia?

La mayoría de las emisiones de GEI proviene del sector de deforestación y cambio de uso del suelo, así como del sector agropecuario (AFOLU por sus siglas en inglés). Esta ilustración muestra las actividades y sectores que generan los GEI en el país (IDEAM et al., 2018).

Es importante que los gobernadores y alcaldes revisen cuáles son las actividades que más emiten GEI en su territorio, para poder priorizar las acciones que contrarresten mayores emisiones.

Acuerdo de París

Colombia se ha sumado al esfuerzo global por la lucha frente al cambio climático a través del establecimiento de su Contribución Nacionalmente Determinada, en el marco del Acuerdo de París. Esta meta país deberá alcanzarse a través de la suma de diferentes acciones en todo el territorio nacional.

Mitigación

  • -20% de GEI respecto al escenario tendencial
  • -10% de GEI con apoyo internacional

Adaptación

  • Elaborar planes de cambio climático para el 100% del territorio nacional
  • Implementar un sistema nacional de indicadores de adaptación
  • Lograr que 10 gremios del sector agrícola tengan capacidad de adaptarse
  • Elaborar instrumentos de manejo de consideraciones de variabilidad y cambio climático para las cuencas prioritarias
  • Incluir consideraciones de cambio climático en proyectos de interés nacional estratégico (PINE)
  • Aumentar en más de 2,5 millones de hectáreas la cobertura en áreas protegidas
  • Delimitar y proteger los 36 complejos de páramos
  • Contar con 15 departamentos participando en las mesas técnicas agroclimáticas y un millón de productores recibiendo información agroclimática
  • Implementar en seis sectores prioritarios de la economía acciones de adaptación innovadoras
  • Fortalecer la estrategia de educación a públicos sobre cambio climático

Política Nacional de Cambio Climático y Ley 1931 de 2018

La Política nacional de cambio climático y la Ley 1931 de 2018, por la cual se establecen las directrices para la gestión del cambio
climático, están encaminadas a incorporar la gestión del cambio climático en las decisiones públicas y privadas, para avanzar hacia
un desarrollo resiliente al clima y bajo en carbono, que reduzca los riesgos del cambio climático y permita aprovechar las
oportunidades que genera. Para ello, se establecen dos instrumentos de planificación:

Planes integrales de gestión del cambio climático territoriales (PIGCCT)

Permiten que las entidades territoriales y las autoridades ambientales identifiquen, evalúen, prioricen y definan medidas y acciones de mitigación y adaptación territoriales.

Planes integrales de gestión del cambio climático sectoriales (PIGCCS)

Permiten que los ministerios identifiquen, evalúen y orienten la incorporación de medidas de mitigación y adaptación a sus respectivos sectores.

Adaptación y gestión del riesgo

El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) reitera que la gestión del riesgo y la adaptación al cambio climático son complementarios en los procesos de conocimiento y reducción de los riesgos asociados a eventos de origen climático u oceánico, en la medida que se espera que el cambio climático altere las condiciones actuales de exposición, así como características de las amenazas.

Así, la Gestión del Riesgo y la Adaptación al cambio climático comparten la necesidad de preparar a las comunidades ante los riesgos socio naturales que se presentan en caso de eventos hidrometereológicos extremos, tales como sequías, desertificación, inundaciones o erosión.

Adicionalmente, cuando desde la Gestión del Riesgo no solo observamos los fenómenos extremos bajo los patrones actuales, sino prestamos atención a la paulatina modificación que en el largo plazo generará el cambio climático a dichos fenómenos, estamos aportando a la Adaptación.

Otras iniciativas de cambio climático

Colombia ha impulsado diferentes estrategias nacionales para la gestión del cambio climático.

Identifica alternativas sectoriales de desarrollo bajo en carbono

Busca reducir la deforestación y la degradación de bosques a través de acciones de conservación y manejo sostenible

Tiene como objetivo reducir los riesgos e impactos socioeconómicos y ecosistémicos asociados al cambio climático

Busca la planificación de un desarrollo seguro, con gestión ambiental territorial sostenible

Estrategia de Ciudades y Cambio Climático

En construcción